Buenas tardes, chicas y chicos.

Espero que estéis bien…como mínimo. Si es “muy bien”, mejor aún.

La fase 2 nos acompaña en esta recta final y espero que, con ella, terminéis este curso con energía positiva y cálida.

Como es lógico y normal debemos seguir trabajando hasta final de este trimestre y pretendo que sea de una manera en la que podáis seguir teniendo la oportunidad de aprender y, al mismo tiempo, disfrutar.

¿Qué es un refrán? ¿Qué es un dicho?… ¿Os acordáis?

Pues espero que sí y si no, ya sabéis, buscad la información o preguntad en casa, que es facilito. Una vez hayáis recordado lo que es un refrán quiero que hagáis lo siguiente:

  • Leed varios refranes y escribid lo que significan diez de ellos. Por ejemplo: “El que tiene boca, se equivoca.” Este refrán explica de una manera divertida que si hablas (bastante) o eres una persona habladora, tienes más opciones de equivocarte que si eres una persona de pocas palabras.
  • Pensad en vosotros mismos y/o gente o situaciones que conocéis o que habéis vivido, y escribid cinco refranes que se adapten a ello. Por ejemplo: Mi hermano tiene mucho carácter y levanta mucho la voz cuando está enfadado, pero luego se queda en nada. Se le pasa el enfado rápido… “Perro ladrador, poco mordedor”.
  • Para terminar, elegid dos refranes que te gusten especialmente y explica por qué. Por ejemplo: Me gusta “Abril aguas mil” por cómo suena y porque suele ser cierto. También me resulta muy sencillo y bonito “Quien tiene un amigo, tiene un tesoro” porque define muy bien lo que es tener un amigo al que queremos.

Y pensando en vosotros y en estos momentos, se me ocurren unos pocos:

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.”

“Preguntando se llega a Roma.”

“El saber no ocupa lugar.”

“Más vale prevenir que curar.”

“A buen entendedor pocas palabras bastan.”

“Cada maestrillo tiene su librillo.”

“La paciencia es la madre de la ciencia”.